El skateboarding

deporte urbano

Justo cuando se piensa que se han alcanzado los límites de lo puede hacerse sobre una tabla (skateboard), o de qué lugares pueden explorarse, inevitablemente surge algo nuevo que expande los límites de la imaginación y agita la mente. 

Puede imaginarse que ya sabe lo que es el skateboarding al tomar este post. Ya ha visto el skateboarding profesional en los canales de televisión y ha sido testigo de las acrobacias que pueden realizarse en una tabla puede incluso haber hecho uno de un juego de computadora que promete revelar al experto los secretos del skateboarding. 

Sin importar: que ya haya tenido su primer encuentro con esa tabla con ruedas solo una cosa es cierta: sin la experiencia de montar una tabla calle abajo entre el tráfico. rodeado por los ruidos de la ciudad usted no tiene la menor idea de lo que significa ser un skateboarder, El skateboarding es todo y nada al mismo tiempo. Puede convertirse en la razón de su vida o puede ser nada más que una forma entretenida y económica de transportarse. Todo depende de su imaginación.

El primer registro de la tabla data de la mitad de la década de los años 50 y tuvo origen en las pequeñas ciudades próximas a las cálidas playas de California, en Estados Unidos. 

Los primeros skateboards les parecerán extremadamente obsoletos a los patinadores de hoy. Eran el desvencijado producto de la unión entre los carros hechos de cajas y las tablas de surfing en seco 

Como nos dicen en https://deporteurbano.es las tablas eran mucho más pequeñas que sus contraparte modernas: los trenes (trucks) no podían girar y las ruedas consisten de una sola pieza hecha de resina o metal. Aunque respetaban el principio básico de “viajar sin moverse” sobre el que descansa el skateboarding actual el movimiento sobre estas tablas era bastante limitado En Estados Unidos sólo había un puñado de patinadores entre las comunidades surfistas hasta que en el decenio de los años 70. vanos fabricantes de juguetes descubrieron la nueva fiebre de la tabla. y comenzaron a fabricarlos en serie. 

El interés por el skateboarding aumentó en la mitad de la década de los años 70, cuando los medios empezaron a divulgar este nuevo deporte y las fotografías de los skateboarders aparecieron en anuncios publicitarios y periódicos de todo el mundo. En pleno auge, surgieron parques con pistas hechas al gusto del usuario diseñadas para acomodarse a las necesidades de los skateboarders ofreciéndoles modelos que copiaban las cuestas e inclinaciones de las calles.