La vida de un feriante

¿Os parece apasionante la vida de un feriante? ¿Pensáis que viven de lujo de feria en feria? Pues estáis muy equivocados, los feriantes tienen una vida llena de estrés y de ajetreo ya que son nómadas, no suelen estar mucho tiempo en el mismo sitio, tienen sus casa por supuesto, pero la mayor parte del tiempo están de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad por lo que no se encariñan con nada y con nadie que no sea de su entorno.

Los feriantes viven al día, para empezar compran la atracción que ya os digo que cuesta muchísimo dinero, cientos de miles de euros. Esto se suele pagar como una hipoteca y las letras son bastante elevadas. Para montar las atracciones hace falta un equipo experimentado, las atracciones no son como la tómbola, dos estanterías y una pantalla rodeada de peluches y diversos artículos que se sortean cada noche, las grandes atracciones llevan un montaje muy exclusivo y muy peliagudo, arneses, vigas, cadenas, tornillo y anclajes…todo muy bien preparado y revisado para que todo funcione a la perfección.

Y una vez montado el aparatoso mecanismo, toca esperar a que noche tras noche la afluencia de personas permita conseguir alguna ganancia. Pasan horas sentados en las taquillas vendiendo los tickets en las ventanillas. Pasan las noches en las caravanas y en los camiones que llevan, allí realizan la vida durante el tiempo que se encuentran de ruta.

Muchos de ellos aprovechan a comprar neumaticos baratos madrid sur porque saben que durante el año gastan muchas ruedas por la cantidad de kilómetros que hacen a lo largo de la temporada que suele empezar en mayo y terminar a finales de septiembre o principios de octubre. Hay personas que opinan que los niños de los feriantes no deberían de acompañar a los padres en a las ferias, eso es como decir que un padre no enseñe el negocio familiar a los hijos. Teniendo en cuenta que la temporada de ferias empieza casi cuando acaba el colegio y acaba cuando empieza, los niños pueden perfectamente acompañar a sus padres en estas andanzas, además es muy probable casi seguro que los niños se encargarán de las ferias en un futuro próximo, aunque estudien y saquen carrera, la feria es algo que se lleve debajo de la piel, no se deja así porque así, se mantiene por generaciones y siempre ha sido así.

Comments

Deja un comentario