El uniforme perfecto en hostelería.

El uniforme de trabajo es un elemento de gran importancia en todos los sectores. No solo incrementa la visibilidad de la marca, sino que también fomenta la unidad entre los trabajadores.

En el ámbito de la hostelería, la implementación del uniforme juega un papel fundamental. Existen tres aspectos básicos que se deben tener en cuenta a la hora de elegir el uniforme:

El modelo que se elige. El uniforme no solo tiene que ser práctico y cómodo, sino que también tiene que ser bonito estéticamente.

El mantenimiento y la limpieza. La ropa de hostelería que se elija debe ser fácil de limpiar. Para ello es imprescindible evitar telas que arruguen con facilidad. En este tipo de negocio es imprescindible que los empleados acudan al trabajo mostrando una imagen perfecta, ya que son nuestros empleados el primer punto de contacto con nuestros clientes.

El color que se elige. En términos generales se recomienda no elegir colores claros como el blanco o beige. Por ejemplo, las grandes cadenas hoteleras suelen utilizar colores como vino tino y azul.

Elementos básicos del uniforme de hostelería.

Camisa o camiseta. La elección entre camisa o camiseta dependerá de la imagen que queremos transmitir sobre nuestro negocio. La camisa suele transmitir un toque más elegante y habitualmente es llevada por los empleados que se encuentran cara al público. Otro rasgo que merece la pena tener en cuenta es el tipo de camisa que nuestros empleados llevarán. Es importante que nuestros empleados lleven diversos tipos de camisa según el departamento en que se encuentren. Por ejemplo, los empleados que se encuentran en la recepción deberían llevar camisas de manga larga ajustadas que estilicen su figura.

Por otro lado, los chalecos son un buen complemento a las camisas si queremos mostrar un toque más elegante.

Pantalones o falda. La falda es recomendable sobre todo para las empleadas que se encuentren en la recepción. Para el resto de empleados se aconseja un pantalón clásico negro. Si tu marca es juvenil y desenfadada, es aconsejable evitar el pantalón negro clásico y usar vaqueros negros.

Respecto a los empleados que se encarguen del mantenimiento se aconseja que lleven pantalones tipo cargo.

Mandil. El mandil es uno de los elementos del uniforme de hostelería cuya característica más importante es que luzcan limpios en todo momento. La mejor opción es elegir un mandil que cubra a los empleados totalmente, así como tener mandiles extra para lucir una imagen perfecta en todo momento.

Gorro. Este complemento en la ropa de trabajo en la hostelería es de gran importancia para evitar que algún pelo caiga en la comida de los clientes.

Uniforme de camarera. Aunque este tipo de uniforme suele venir casi siempre como vestido, actualmente hay nuevas tendencias en el mercado para rejuvenecer el clásico uniforme de trabajo.

Calzado. Este es uno de los elementos más importantes del uniforme de hostelería. Debido a las largas horas de pie que los trabajadores de este sector realizan diariamente, resulta fundamental que los zapatos sean cómodos y flexibles. Para aquellos trabajadores que tengan que realizar tareas de mantenimiento y deba acceder a zonas peligrosas, deberán llevar botas de seguridad.

En términos generales es recomendable dejarse aconsejar por empresas especializadas en ropa de trabajo como Hidobla. Hidobla ofrece a sus clientes asesoramiento gratuito y la posibilidad de personalizar los uniformes de trabajo hasta el más mínimo detalle.