Castillo de San Marcos en El​ ​Puerto​ ​de​ ​Santa​ ​María

castillo_de_san_marcos_en_el_puerto_de_santa_maria

El Castillo de San Marcos está situado en El Puerto de Santa María, Cádiz, España. Lo hizo erigir el monarca Alfonso X El Sabio en honor de la Virgen tras la toma de la ciudad. Es una iglesia fortaleza edificada sobre los cimientos de una mezquita del siglo X, se aprovecharon estos restos para construir este hermoso castillo, que en realidad es una iglesia. Fue dotado por cubiertas abovedadas y varias capillas, y aunque es de la iglesia católica aún se conservan partes originales de la mezquita como el muro de la quibla donde se situaba el mihrab.

Muchas líneas de la antigua mezquita aún tienen presencia, por lo que resulta un edificio fascinante e imponente en el casco antiguo de Puerto Santa María, digno de admirar, visitar y conocer su historia. En esta iglesia instala el Rey Alfonso X su nueva orden militar de Santa María de España, que pronto desapareció la quedar fundida con la Orden de Santiago.

Como Castillo funcionó de defensa contra posibles invasiones de África, aunque luego Sancho IV lo donó al almirante genovés Benedetto Zaccaria, fue pasando en varias manos hasta que Alonso Pérez de Guzmán El Bueno, se lo da a su hija Leonor de Guzmán en 1306 con motivo de su matrimonio con Luis de España. Es allí cuando comienza a ser la Casa de los Medinaceli.

Mucho después en el siglo XV se comienza con una ampliación, agregando aspectos importantes que se conservan hoy día como algunas bóvedas de tendencia gótica y el conocido patio de armas. En su interior se recibieron importantes personalidades como Cristóbal Colón y de Juan de la Cosa, por lo que pronto no se vería tanto como una iglesia sino fortaleza. En 1868 es clausurado hasta que fue restaurado en los años 40 del siglo XX. Actualmente está abierto al público y en él funcionan la Bodegas de vino Caballero. Al visitar la ciudad y sus atractivos turísticos, puedes hospedarte en Pensión Loreto nuestra recomendación número 1 en el Puerto de Santa María.

 

Comments

Deja un comentario